United NationsDepartamento de Asuntos Económicos y Sociales Desarrollo Sostenible
Temas

Transporte sostenible

Descripción

La función del transporte en el desarrollo sostenible fue reconocida por primera vez en la Cumbre de las Naciones Unidas para la Tierra, celebrada en 1992, y se reforzó en su documento final, el Programa 21. Al emprender el examen quinquenal de la ejecución del Programa 21 durante su decimonoveno período extraordinario de sesiones en 1997, la Asamblea General de las Naciones Unidas señaló además que, en los 20 años siguientes, estaba previsto que el transporte fuese la principal causa de la creciente demanda mundial de energía (de hecho, ahora es el mayor uso final de energía en los países desarrollados y el que está creciendo con mayor rapidez en la mayoría de los países en desarrollo). Además, en la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de 2002, el papel del transporte quedó plasmado una vez más en el documento final: el Plan de Aplicación de las Decisiones de Johannesburgo. El Plan de Aplicación de las Decisiones de Johannesburgo ofreció múltiples puntos de referencia para el transporte sostenible, en el contexto de la infraestructura, los sistemas de transporte público, las redes de distribución de mercancías, la asequibilidad, la eficiencia y la comodidad del transporte, la mejora de la calidad del aire de las ciudades y la salud, y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

En los últimos años, se ha seguido prestando atención al transporte a nivel mundial. Los dirigentes mundiales reconocieron de manera unánime en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible de 2012 (Río+20) que el transporte y la movilidad son esenciales para el desarrollo sostenible. El transporte sostenible puede intensificar el crecimiento económico y mejorar el acceso. Con el transporte sostenible se logra una mejor integración de la economía a la vez que se respeta el medio ambiente. Mejora la equidad social, la salud, la resiliencia de las ciudades, los vínculos entre las zonas urbanas y las rurales y la productividad de las zonas rurales.

Posteriormente, el Secretario General de las Naciones Unidas, como parte de su Programa de Acción Quinquenal, señaló el transporte como un componente importante del desarrollo sostenible. En ese sentido, el Secretario General creó y puso en marcha en agosto de 2014 un Grupo Consultivo de Alto Nivel del Secretario General sobre el Transporte Sostenible, en representación de todos los medios de transporte, como carreteras, ferrocarriles, aviación, transporte marítimo, transbordadores y proveedores de transporte público urbano. Las recomendaciones en materia de políticas del Grupo Consultivo se presentaron al Secretario General en un informe sobre las perspectivas mundiales del transporte sostenible titulado Mobilizing Sustainable Transport for Development (Movilización del transporte sostenible para el desarrollo), publicado en la Primera Conferencia Mundial sobre el Transporte Sostenible, en noviembre de 2016.

La comunidad internacional reconoce asimismo la importancia del transporte sostenible para los países en situaciones especiales a través del Programa de Acción de Estambul en favor de los Países Menos Adelantados, el Programa de Acción de Viena en favor de los Países en Desarrollo Sin Litoral, las Modalidades de Acción Acelerada para los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (Trayectoria de Samoa), el Marco de Sendái para la Reducción del Riesgo de Desastres y la Nueva Agenda Urbana.

En la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el transporte sostenible se integra en diferentes ODS y metas, en particular aquellos relacionados con la seguridad alimentaria, la salud, la energía, el crecimiento económico, la infraestructura y las ciudades y los asentamientos humanos. La importancia del transporte para la acción climática se reconoce además en la CMNUCC: el sector del transporte desempeñará una función especialmente importante en la consecución del Acuerdo de París, dado que cerca de una cuarta parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía proceden del transporte y que se prevé que esas emisiones aumenten de forma sustancial en los próximos años.

Para obtener más información y documentos sobre este tema, visite este enlace.