United Nations Departamento de Asuntos Económicos y Sociales Desarrollo Sostenible
Temas

Información para la toma de decisiones y la participación integradas

Descripción

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible se centra en la toma de decisiones, con especial referencia a la participación de los grupos vulnerables, como las mujeres (meta 5.5 de los ODS), y los países en desarrollo, incluidos los países africanos, los países menos adelantados, los países en desarrollo sin litoral, los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países de ingreso mediano (meta 10.6 de los ODS), en el proceso de adopción de decisiones. Asimismo, la meta 16.7 de los ODS trata de “garantizar la adopción en todos los niveles de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades”. La Agenda 2030 también destaca, en su apartado 48, la importancia que tienen los indicadores para la adopción de decisiones.

En el párrafo 14 del documento final de la Conferencia Río+20, “El futuro que queremos”, se reconoce que “las oportunidades para que las personas influyan en su vida y su futuro, participen en la adopción de decisiones y expresen sus inquietudes son fundamentales para el desarrollo sostenible”; se reafirma, en el párrafo 19, “que sigue siendo necesario que todos los países, en particular los países en desarrollo, participen plena y efectivamente en la adopción de decisiones a nivel mundial”; y se reafirman, en el párrafo 31, los “compromisos de asegurar a las mujeres la igualdad de derechos, acceso y oportunidades de participación y liderazgo en la economía, la sociedad y la adopción de decisiones políticas”.

También se reconoce la importante función de los grupos principales y demás interesados. En el documento final “El futuro que queremos”, los Estados Miembros convienen en “colaborar más estrechamente con los grupos principales y demás interesados” y alentarlos “a que participen activamente, según proceda, en los procesos que contribuyan a la adopción de decisiones, la planificación y la aplicación de políticas y programas que fomenten el desarrollo sostenible a todos los niveles”, según el párrafo 43.

En el párrafo 276 de “El futuro que queremos” se reconoce “la necesidad de facilitar la adopción de decisiones normativas bien fundadas en temas de desarrollo sostenible y, en este sentido, fortalecer la conexión entre la ciencia y las políticas”, mientras que, en el párrafo 279, se alienta a que “científicos e investigadores, hombres y mujeres, de países desarrollados y en desarrollo participen en los procesos relacionados con la evaluación y el seguimiento mundiales del medio ambiente y el desarrollo sostenible, y estén representados en ellos, con el propósito de fortalecer la capacidad nacional y la calidad de la investigación para los procesos de adopción de decisiones y formulación de políticas”.

Tanto la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de 2002 como la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible hicieron hincapié en la importancia de la información para la adopción de decisiones fundamentadas.

El Plan de Aplicación de las Decisiones de Johannesburgo se centra, en el párrafo 7.d, en el acceso de las mujeres a la adopción de decisiones y en su plena participación en ella. El párrafo 19 tiene en cuenta la importancia de integrar el desarrollo sostenible en los procesos de adopción de decisiones a todos los niveles. Por su parte, el párrafo 86 describe la importancia de consolidar el proceso de reforma de los sistemas financieros existentes con el fin de “asegurar la participación efectiva de los países en desarrollo en las instituciones económicas internacionales y en los procesos de adopción de decisiones en la materia”. Además, en el párrafo 109.e, se subraya la necesidad de “mejorar la formulación de políticas y la adopción de decisiones a todos los niveles” y, en particular, “estrechando la colaboración” entre la ciencia y los responsables de la formulación de políticas.

El capítulo 8 del Programa pide a los países que mejoren o reestructuren el proceso de adopción de decisiones, de manera que se integre plenamente en él el examen de las cuestiones socioeconómicas y relativas al medio ambiente y se logre una participación más amplia del público. También pide a los países que adopten estrategias nacionales de desarrollo sostenible que tengan en cuenta y armonicen “los diversos planes y políticas económicos, sociales y ambientales que estén en marcha en el país”.

Además, el capítulo 40 del Programa 21 se centra en la información para la adopción de decisiones y subraya que, en el desarrollo sostenible, cada persona es a la vez usuario y portador de información, considerada en un sentido amplio, que incluye datos, información y el conjunto adecuado de experiencias y conocimientos. La necesidad de información se plantea en todos los niveles, desde el de dirección superior, en los planos nacional e internacional, al comunitario y el individual.